Opinión
Opinión

Dios bendiga al África

Graciela Gómez, autora de la nota, en Sudáfrica.

Por Graciela Gómez (*), especial para NOVA.

"He luchado contra la dominación de los blancos y contra la dominación de los negros. He deseado una democracia ideal y una sociedad libre en que todas las personas vivan en armonía y con iguales oportunidades... Es un ideal con el cual quiero vivir y lograr. Pero si fuese necesario, también sería un ideal por el cual estoy dispuesto a morir". (Nelson Mandela, junio de 1964)

"Nkosi Sikelel Afrika" (“Dios bendiga al África”, en idioma zulú) es el Himno Nacional actual de Sudáfrica, proclamado por el presidente Nelson Mandela el 20 de abril de 1994

Mi visita a Soweto, resumida aquí, no intenta contar la historia, ni explayarme en cada activista, ya que es imposible dado la importancia de cada uno, y sólo nombro a unos pocos. Sentía la necesidad de conocer este lugar hace años y hoy habiendo cumplido mi sueño, quiero compartir con ustedes lugares que he recorrido y mi impresión sobre el Apartheid. El dolor y la lucha del ser humano que fue condenado por el color de su piel. La transición y la actualidad sudafricana. Véanla en silencio, si os desean, la historia está en los libros.

El sistema de clasificación racial de 1948, aunque en los 60 mostró todo su poder, no fue un invento afrikáner, sino británico, y se remonta a los tiempos de la reina Victoria, dicen algunos historiadores. Llevada a la práctica, fue, según la Premio Nobel en Literaura, la sudafricana Nadime Gordimer, “la realización del sueño hitleriano”, y que sólo un buen conocimiento del pasado de Sudáfrica podría explicar.

En las elecciones de 1947, el radical Partido Nacionalista ganó las elecciones, en 1953 repitió el triunfo. "Hoy día Sudáfrica vuelve a ser nuestra, Dios permita que sea nuestra siempre", dijo en su discurso Daniel Malán, el máximo exponente del nacionalismo afrikáner racista.

La palabra “nuestra” abarcaba solo a los blancos de origen afrikáner. La discriminación y la segregación racial eran hechos legalmente aceptados en Sudáfrica con anterioridad al gobierno del Apartheid. Ejemplos como las Leyes de Tierras de Nativos 27/1923, y la Ley de Nativos de 1923. La primera prohibió a los negros la compra o alquiler de tierra propiedad de blancos excepto en áreas reservadas para tal efecto. La segunda sentó los fundamentos para la segregación en las zonas urbanas. En 1949 la ley prohibía los matrimonios interraciales y castigaba como un delito a las relaciones sexuales entre individuos de razas diferentes.

Oliver Tambo: En 1939, en el Colegio Universitario de Fort Hare, se conocieron con Nelson Mandela. Les unía el mismo sentido de la justicia, en 1940, al final de su primer año escolar, ambos fueron expulsados por participar en una huelga. Los dos amigos abrieron en 1952 en Johanesburgo el primer bufette de abogados negros del país. Se exilió en Londres y falleció en 1993 sin poder ver a su amigo consagrado presidente.

Walter Sisulu: Junto a Tambo, Mandela y otros, fueron los fundadores de la Liga Juvenil del CNA en 1944. Fue condenado a perpetuidad junto con Mandela y pasó con él un cautiverio de 25 años. Sisulu se casó en 1944 con Albertina Sisulu, una de las figuras más destacadas de la lucha contra la segregación racial e importante líder, al igual que su marido, del CNA. El padrino de esta boda no fue otro que el propio Nelson Mandela. El aeropuerto internacional lleva su nombre.

En 1950 una ley reservaba ciertos distritos en las ciudades donde sólo podían habitar los blancos, lo cual estaba previsto para mantener la mayor cantidad posible de negros en las zonas. El propósito del apartheid era no sólo apartar a los habitantes que no eran blancos de los blancos, sino, además, a los distintos grupos de no blancos entre sí, es decir, hacer extensiva la segregación también a las otras etnias que poblaban la región. Aparte de los nativos africanos, había grupos de origen mixto y asiático, estos últimos principalmente de ascendencia india y malaya.

En 1953 se establecieron zonas segregadas tales como playas, autobuses, hospitales, escuelas y bancos en los parques públicos. También la segregación completa en la educación para todos sus niveles. Los negros debían portar documentos de identidad en todo momento y les estaba prohibido quedarse en algunas ciudades o incluso entrar en ellas sin el debido permiso.

La primera etapa o "pequeño apartheid" fue la Ley de Prohibición de Matrimonios Mixtos 55/1949, de blancos con no blancos. La Ley de Inmoralidad 21/1950 prohibió la "fornicación ilegal" y "cualquier acto inmoral e indecente" entre una persona blanca y una persona africana, india, o de color. En 1954, los negros no podían ocupar posiciones en el gobierno y no podían votar. No podían habilitar negocios o ejercer prácticas profesionales dentro de las áreas asignadas para los blancos.

No les estaba permitido entrar en zonas asignadas para población blanca, sin un pase emitido por la policía. Todos los edificios públicos disponían de accesos diferentes para blancos y negros.

Política de desarrollo separado

Hendrik Verwoerd, primer ministro durante (1958 -1966), participó como ministro de Educación del gobierno anterior en la implementación del "gran apartheid". Durante su gestión estableció en 1953 el Departamento de Educación Bantú, el cual creó un sistema totalmente nuevo y separado para los estudiantes no blancos. Declaró al periódico afrikaans Die Burger: "Cuando tenga control de la educación, la reformaré de forma tal que a los 'nativos' se les enseñe de que la igualdad con los europeos no es para ellos". "No hay espacio para el africano dentro de la comunidad de europeos más allá del nivel de cierta clase de labores".

A pesar de las manifestaciones públicas, las resoluciones de la ONU y de la oposición de las sociedades religiosas internacionales, el apartheid fue aplicado con un mayor rigor en la década de 1960. En 1961 Sudáfrica se retiró de la Mancomunidad Británica de Naciones en lugar de ceder a la presión sobre sus políticas raciales.

En los ‘70 la resistencia al apartheid se intensificó. A través de huelgas y de los estudiantes dirigidos por Steve Biko, un estudiante de medicina, la fuerza principal del "Movimiento de Conciencia Negro" abogaba por la liberación de los negros, el orgullo de la raza y la oposición no violenta.

Cientos de estudiantes se unieron a la marcha de protesta planeada por el Movimiento Estudiantil de Sudáfrica (SASM), al Estadio Orlando Oriente. Llevaban pancartas con consignas: "¡Fuera con el afrikaans!”,”Amandla Awehtu” (Poder para el Pueblo), “Free Azania” (Free South Africa) y cantaron “Nkosi Sikelel 'iAfrika” (Dios bendiga a África), ahora el himno nacional de Sudáfrica

Hector Pieterson se convirtió en el ícono de esos levantamientos de Soweto del año 1976, asesinado a los 12 años. Agonizando en brazos de un compañero, Mbuyisa Makhubo, acompañado por la hermana de Hector, Antoinette. La policía abrió fuego en contra de los estudiantes que protestaban por la imposición de la lengua afrikáans en las escuelas de Sudáfrica. Ese día fueron asesinados 566 niños de tres escuelas. El menor tenía solo 6 años, Makhubo al día de hoy está "desaparecido".

En 1968 Biko fundó la Asociación de Estudiantes Sudafricanos (SASO). Fue una de las primeras organizaciones de la "Conciencia Negra". El 18 de agosto de 1977 fue detenido en un retén policial en Puerto Elizabeth, el interrogatorio duró 22 horas e incluyó torturas que le provocaron un estado de coma. Fue llevado a una comisaría donde fue encadenado inconsciente a la reja de una ventana durante todo un día. Veinte días después, la policía lo cargó en la parte trasera de un Land Rover,

Desnudo y esposado, lo trasladaron 1100 km hasta una prisión. Falleció poco después de su llegada a Pretoria. La policía afirmó que su muerte fue resultado de una huelga de hambre. Donald Woods, periodista, editor y amigo íntimo de Biko, junto con Helen Zille expusieron la verdad acerca de la muerte de Biko. Fue la 23ª persona que murió bajo misteriosas circunstancias en los calabozos de Sudáfrica.

El periodista Woods escribió dos libros como denuncia por el asesinato de Biko en manos del gobierno racista de los cuales se realizaron films. Zille actualmente es la jefa de Gobierno de la Provincia Occidental del Cabo, ciudad de la que fue alcalde, y líder del partido de oposición Alianza Democrática.

Muchos jóvenes se inspiraron en las ideas de Steve Biko y el Movimiento de Conciencia Negro, dándoles el impulso necesario para resistir el sistema de educación bantú, en la década de 1950. Este sistema, conocido como "educación saco", fue diseñado para capacitar a los africanos a aceptar un papel subordinado en la sociedad de apartheid. Después de la sublevación de 1976 una conciencia política elevada vio el surgimiento de nuevos líderes como Cyril Ramaphosa, Murphy Morobe, Popo Molefe, Tsietsi Mashinini, Seth Mazibuko y Khotso Seatlholo.

Organizaciones fortalecidas y decenas de hombres y mujeres jóvenes cruzaron las fronteras del país para unirse a las bandas militares del Congreso Nacional Africano (ANC) y el Congreso Panafricano (PAC).

Muchos fueron encarcelados en Robben Island, cerca de Ciudad del Cabo, donde la generación más joven aprendió mucho de los mayores del ANC y el PAC. La cárcel Robben Island es conocida como la "Universidad de la isla de Robben".

Desde 1985 a 1989 rigió un estado de sitio que arrojó las cifras de 50 mil activistas detenidos y cuatro mil negros asesinados por las fuerzas policiales. Esto muestra que, aunque las leyes del gobierno de los blancos les hayan sacado todas las herramientas legales y hayan perseguido a sus dirigentes, la fuerza opositora negra siguió en pie de lucha en búsqueda de la libertad.

Nelson Rolihlahla Mandela, conocido en su país como "Madiba", abogado, político, líder del Congreso Nacional Africano (CNA), encabezó la rama de la oposición sudafricana al régimen del Apartheid. En 1962 fue arrestado y condenado a cadena perpetua. Luego de 27 años que estuvo en la cárcel fue liberado el 11 de febrero de 1990, elegido presidente de Sudáfrica entre 1994 y 1999.

Nnoseng Ellen Kate Kuzwayo (1914-2006) nació en una familia acomodada, profesora de primaria, como su abuelo y diplomada en Trabajo Social, fue presidenta del Congreso Nacional Africano Liga de la Juventud en 1960. Su abuelo y su padre eran políticos. Dejó su trabajo como profesora y se dedicó al lanzamiento del "Consejo Zamani Soweto Sisters".

Participó en el levantamiento de Soweto en 1976 de los estudiantes, lo que le valió cinco meses de prisión. En 1994 fue elegida miembro del Parlamento sudafricano. Su libro "Llámame mujer", publicado en 1986, fue motivado por la imagen negativa sobre las mujeres negras africanas, en particular por las mujeres blancas que las empleaban para el trabajo doméstico. Era golpeada por su primer esposo de quien se separó, sin ver a su hijo por años hasta que formó una nueva pareja y lo recuperó.

Tras el aplastante triunfo del CNA, Mandela fue elegido presidente por el parlamento. Por su trabajo en común, Mandela y de Klerk recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz en 1993. Su última aparición pública fue el 11 de julio de 2010 en la final del Campeonato Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010. Falleció el día 5 de diciembre del año 2013, a la edad de 95 años.

Su segunda esposa, Winnie Madikizela, no recibió nada de la herencia, que el líder destinó a hijos y nietos de sus tres parejas, al ANC y a la Universidad donde se graduó. En su legado incluyó a su asistente y a su cocinero. Un hijo del líder falleció en un accidente y otro a causa del Sida. Winnie fue acusada de fraude y asesinato de jóvenes negros, aunque Madiba la acompañó en el juicio, luego sobrevino el divorcio. Su tercera y última esposa fue la viuda del ex presidente de Mozambique, Graca Machel.

Desmond Mpilo Tutu: es un clérigo y pacifista sudafricano que 1976 tomó parte activa dando soporte al boicot económico internacional contra su país y también pidió a los padres a apoyar un boicot escolar junto con Steve Biko. Tutu llamó a la población a la desobediencia civil.

El 15 de octubre de 1984 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz “por su constante lucha contra el apartheid”. La Comisión para la Verdad y la Reconciliación, que funcionó entre 1994-1999, nació con la finalidad de sacar a la luz los crímenes cometidos durante el apartheid. Encabezada por el Arzobispo Desmond Tutu, quien había establecido como lema de la comisión que "Sin perdón no hay futuro, pero sin confesión no puede haber perdón".

Durante el desarrollo del apartheid, se establecieron en Sudáfrica gran cantidad de multinacionales. Estos monopolios son Toyota, Kodak, BMW, Coca Cola, Colgate-Palmolive y Generals Motors, entre otros. Producen una occidentalización del país demasiado notoria. Si bien es cierto que la población de color ganó derechos políticos, de ningún modo sociales; ya que el poder económico siguió escapándose a su control. Actualmente no es tan importante controlar el aparato político directamente, sino que con controlar el sector económico de un país se presiona sobre lo político y se lo maneja fácilmente.

En una entrevista al diario O Estado de São Paulo, el profesor sudafricano Loren Landau, de la Universidad de Witwatersrand, manifestó: "Los sudafricanos continúan tan pobres como hace 15 años, después del apartheid. El fracaso del gobierno en cumplir las promesas que hizo en 1994 y la frustración es la verdadera causa de la revuelta”.

La problemática del SIDA es un tema central en Sudáfrica, y afecta especialmente a los trabajadores de la industria aurífera, la principal de país. Sólo uno de cada tres obreros llegará con vida a su jubilación, esta industria sigue aislando de sus familias a los varones jóvenes, obligándolos a trasladarse durante mucho tiempo a albergues mineros.

La Sudáfrica de hoy es el apartheid a la inversa

La enorme mayoría de la población negra continúa viviendo en los "townships" (villas miseria). Mientras los miembros del gobierno, funcionarios y muchos ex combatientes de la lucha contra el apartheid ahora comparten los beneficios con la élite blanca y se refugian en los seguros condominios construidos para la nueva "clase media" negra.

Los blancos suponen sólo el 8% de la población, pero durante cuatro décadas impusieron sus reglas con el apartheid. Amanda Brits, de 60 años, denuncia y lamenta los asesinatos y violaciones que ahora supuestamente sufre la población blanca sudafricana. “No es rabia, es crueldad lo que hacen con nosotros. Si pudiera abandonar Sudáfrica mañana no me lo pensaría. Ya no reconozco este país”, manifestó.

Se podría decir que el apartheid nunca terminó; pero no sería correcto ser tan extremista. Igualmente, es evidente que los efectos que el proceso dejó en la actualidad son los mismos, e incluso peores, que los que se vivieron en aquel período. La Constitución que entró en vigor en 1999 excluyó cualquier tipo de discriminación y abolió la pena de muerte. Pero en realidad las diferencias existen. La tasa de desocupación actual es muy alta.

La “Carta de la Libertad” del 26 de junio 1955 fue firmada por tres mil representantes de organizaciones, en lo que hoy se llama Walter Sisulu Square: “Nosotros, el pueblo de Sudáfrica, declaramos para todo nuestro país y del mundo a saber: que Sudáfrica pertenece a todos los que viven en ella, en blanco y negro, y que ningún gobierno puede reclamar con justicia la autoridad si no se basa en la voluntad de todo el pueblo; El Pueblo regirá!”, dice en los primeros párrafos.

El gobierno pensó que la Carta significaba un acto comunista. La mayoría de los líderes fueron encerrados en cárcel por traición a la patria. Esta Carta hace un llamamiento para una transferencia de poder de una sola clase social a la gente, y con este fin el conjunto económico y político de configuración de la actual Sudáfrica debe ser roto. Fue una visión para el futuro.

Más que cualquier otro avance tecnológico, la computadora fomentó la concentración del poder administrativo en manos de la elite blanca de África. Sólo en 1978, las ventas de Sudáfrica de IBM subieron un 250%. A pesar de los embargos de armas de la ONU, las computadoras estadounidenses eran de uso generalizado. La Corporación estadounidense IBM fue el mayor proveedor de Sudáfrica durante los años del apartheid.

Hoy, "la nueva industria del Turismo recorre las herencias de apartheid, el suburbio de Soweto, el barrio negro de Johannesburgo". Parece que, más que consecuencias sociales del apartheid, el dominio y la explotación de una clase sobre otra, se ha sacado la careta de color para expresarse como lo que siempre ha sido: la lucha entre Capital y Trabajo".

Cry freedom!... Amandla awethu!...

(*) Abogada

Fuentes y Agradecimientos:

- Universidad de Stanford Ciencias de la Computación

- www.soweto.co.za

- www.politicsweb.co.za

- African Eagle Day Tours

- Maximiliano Rodríguez y María Alicia Divinzenso, del Observatorio de Conflictos de Argentina.

- Embajada de Sudáfrica en Buenos Aires, y especialmente al Consulado de Argentina en Johannesburgo, Cónsul Adjunto Javier Sebastian Cebrelli.

Música: "Tomorrow" Salif Keita (idioma inglés y Bambara), banda de sonido del film “Alí”

Filmación y edición, derechos reservados, Ecos de Romang

Copyrigth N°5026625 Dra. Graciela Cristina Gómez. Buenos Aires – Argentina. Tres fragmentos pequeños de documentales usados: "Apartheid, A Look Back", "Sudáfrica 1985" - "El Apartheid no usaba vuvuzelas" y "The Life and Death of Biko".

Lectores: 577

Envianos tu comentario