Cuentos cortos

Dolor Inmemorial

Por Antonio Casas (*), especial para NOVA

Despierto a media noche con el dolor inmemorial desgarrando mis entrañas.

Mi boca seca pide de nuevo la frescura de la lluvia lejana, mis ojos marchitos, buscan con frenesí una señal, de que el alba se acerca a mis ventanas,  pero no puedo moverme, la pesadilla continua tenaz... ¿Hasta cuando?

Ya suena de nuevo el despertador, oigo el ruido de su cuerpo deslizándose de las sabanas grises, sus pasos tambaleantes. Viene hacia mí, se acerca,  siento como prende la luz de mi cuarto frío; Su aliento llega a mi nariz con el  olor tibio de madrugada y de cariño; Sí cariño. Él dice que siente cariño, pero yo siento solo dolor, mis manos se contraen en un espasmo que él interpreta como de agradecimiento, ¿agradecimiento?, ¡Por que!, si sus manos laceran mis caderas heridas, y sus ojos recorren mi desnudez vegetal, no quiero ya vivir, no quiero ya sentir las miradas de pena  de la gente, ¡quiero morir¡, ¡necesito morir!.

Amanece al fin, estoy volteada sobre el costado,  puedo ver a mi madre mirando por la ventana, pobre madre, ella quisiera morir antes que yo, si la vida fuera natural así seria, pero ella desgarra sus plegarias invocando a su dios y clamando sobre él porque tiene que irse antes su progenie. Pobre madre pero esta afuera y “él”,  no la dejara entrar. Ni siquiera podré sentir su arrugada mano en la frente y el suave contacto de sus lágrimas en mi mejilla, ¡pobre madre mía!

Recuerdo  ese día en que me adormecía en la sala de operaciones, clamando en mi mente por mis hijos y por mi casa lejana, la luz me llenaba los sentidos y yo caía, me resbalaba casi en el abismo irreal de la tierra fértil. Y no desperté, no para los demás, no para mi madre, ni para nadie, solo para “él”, que decía estar a mi lado noche a  noche velando por lo que quedaba de mí, en un eterno velorio sin velas y sin flores, solo dolor inmenso dolor.

Claro que no lo hacia por maldad, en realidad yo necesitaba de sus cuidados, de su “Cariño”, lo necesitaba si quería seguir viviendo, pero ¡quiero morir!, Y no puedo decirlo, no puede entender mis gemidos no expresados de liberación de este cuerpo que se descompone lentamente desde mi interior, solo queda la sombra de mi vitalidad, que “él” se empeña en resguardar, casi puedo sentir como mis heridas supuran mi alma, pero ¡maldita sea! Él lo impide todos los días  y yo sigo con este dolor inmemorial.

Esta noche escaparé por fin, me negaré a complacer a los demonios que sujetan mi espíritu al lastre postrado en mi cama, sé que “el” no despertara, y yo podré escapar un segundo, tal vez escapare para siempre, tal vez...

Su respiración suena acompasada en la habitación de al lado; Me curó,  me acomodó y se fue a dormir, no se dio cuenta que la aguja de mi brazo estaba filtrando lentamente gota a gota el licor de mi vida, lo siento por que “él” me ama pero yo amo mas el descanso del mármol  lejano; Sí mañana será un nuevo día para mí.

Él, me encontró fría y rígida a las 5 de la mañana, su dolor fue patético pero comprensible, dolor pasajero, dolor que yo, ya deje de sentir. Ahora ya puedo completar el ciclo de imago, y me alejo  volando, sin voltear. Mientras mi capullo inerte queda, empapado de lágrimas y penas.

(*)Jull Antonio Casas Romero; Nacido en Perú (Arequipa) 43 años

(10 de Noviembre 1972).

Ha publicado en diversas revistas de investigación relacionadas con

fenómenos paranormales y ciencia ficción.

Cuentos publicados en “Revista Fantástica”; Arequipa, Perú 1999-2000,

Relatos en la Web de Literatura "Tumba Abierta" 2002-2003.

Relatos en la Revista “Katharsis”; España, 2003 – 2004.

Relatos en la Revista “Fígaro”; 2003

Además, ha participado en diversos concursos de cuento:

Mención Honrosa en el concurso "De Letras" 2001 Lima –Perú.

1er Lugar Concurso “Letras y Libros”; Perú. 2002.

Publicación de los Libros:

 Relatos a Media luz 2013

El Umbral 2015

El Lado Oscuro de La Luz 2016.

Comentarios: scrabbisot@gmail.com

Lectores: 606

Envianos tu comentario