El luto social que no se sintió

¿Quién es más frío: Wagner o los padres de Micaela?

Mediodías con amor, mediodías en la televisión…

La noticia de que los padres de Micaela García irían al programa de Mirtha Legrand apenas siete días después de que la Policía hallara su cuerpo en descomposición en un descampado en Gualeguay, provincia de Entre Rios, con signos de estrangulamiento y abuso sexual, estalló como una bomba en la opinión pública.

El sábado por la noche, millones de televidentes se sentaron frente a la TV con la esperanza de detectar alguna razón que justificara la presencia del matrimonio en la pantalla chica. Contrariamente, a medida que pasaban los minutos, el fastidio social comenzó a hacerse notar en las redes sociales, donde miles de usuarios manifestaron su repudio hacia la despreocupada actitud de los papás de la joven que resultó ser víctima de otro femicidio atroz.

La naturalidad del discurso de Néstor García y Andrea Lescano fue llamativa. Y la liviandad con la que conversaron sobre los planes de “crear una fundación” cuyos verdaderos fines se desconocen y continuar con la “tarea militante” de su hija a horas de haberla enterrado, llamó poderosamente la atención de muchos argentinos que siguieron el programa con mirada atónita y la amarga sensación que produce la vergüenza ajena.

También generó polémica que el padre de la joven lanzara acusaciones únicamente contra la “sociedad machista” en que vivimos y desligara la responsabilidad crucial del juez Carlos Rossi en este hecho, quien le otorgó la libertad a Sebastián Wagner, asesino de Micaela. A quien tampoco repudiaron.

Un detalle que pasó desapercibido para muchos: la mamá de Micaela mencionó que su hija, de apenas 21 años, hacía “cinco o seis años” que no vivía con ellos. Curiosamente, ninguno de los comensales indagó al respecto. Basta sacar cuentas para preguntarse qué ocurre en un hogar donde uno de los hijos decide irse con 15 años. Sin ánimo de emitir juicios de valor, sin duda cabe reflexionar al respecto.

Luego de su paso por el programa, los padres de la joven brutalmente abusada y asesinada dejaron varios interrogantes abiertos: ¿Qué sienten con respecto al cruel asesinato de su hija? ¿Con qué finalidad fueron a la televisión? ¿Qué mensaje importante dejaron a la sociedad? ¿Cuáles son las verdaderas intenciones de darse “a publicidad” de manera tan inmediata?

Dadas las características del velatorio, que tuvo a la política en el centro de la escena, gran parte de la sociedad se sigue mostrando indignada ante la posibilidad de que la incomprensible presencia de los papás de Micaela en los medios de difusión de manera tan intempestiva posea fines poco claros.

Un caso que sorprende, como también sucedió en otros tiempos por la alta exposición mediática de Juan Carlos Blumberg, padre de Axel -joven asesinado con un balazo en la sien por sus raptores en 2004 – y de Susana Trimarco, madre de la joven tucumana Marita Verón, quien hasta el día de hoy sigue sin aparecer.

Cabe resaltar que Blumberg y Trimarco se han hecho de fama y dinero a raíz de la desgracia, armando fundaciones para currar del Estado. ¿Estamos ante un caso similar?

Lectores: 12167

Envianos tu comentario