Historias de Comic
Dolor en el mundo de la historieta

Falleció Carlos Vogt, dibujante de "Pepe Sánchez" y "Mi novia y yo"

  • A los 85 años falleció el querido dibujante Carlos Enrique Vogt.
    Foto 1 de 4
  • A los 85 años falleció el querido dibujante Carlos Enrique Vogt.
    Foto 2 de 4
  • A los 85 años falleció el querido dibujante Carlos Enrique Vogt.
    Foto 3 de 4
  • A los 85 años falleció el querido dibujante Carlos Enrique Vogt.
    Foto 4 de 4

Por Ariel Avilez (*), especial para NOVA

Nacido en Buenos Aires en enero de 1933 y tras ochenta y cinco años intensos de productiva vida, nos dejó en las últimas horas el querido dibujante Carlos Enrique Vogt. Orgulloso descendiente de alemanes, amante de la cultura germana –cuando se dibujaba en “Mi novia y yo”, donde también era personaje, se deleitaba acentuando el estereotipo-, descubrió y cultivó su amor por el dibujo desde muy pequeño.

Pariente lejano del maestro José Luis Salinas –dibujante, entre tantas historietas, de “Cisco Kid”-, fue siguiendo sus sugerencias que decidió probar fortuna en el campo gráfico y fue así que inició su carrera profesional trabajando en una productora de dibujos animados donde, según sus palabras, aprendió a “aflojar la muñeca” y perfeccionar su manejo de la figura humana; lecciones que asimiló y supo capitalizar más adelante, cuando se dedicó de lleno a la historieta.

Tras ilustrar cuentos infantiles para la Editorial Muchnik, casi inmediatamente surgió la posibilidad de hacer su primera historieta, curiosamente, una comedia, género en el que brillaría: “Esta barra nuestra”, para la revista Pancho. A esta, siguieron la gauchesca “Capiango” y “D’acier, el temerario”, una de aventuras onda “Los Tres Mosqueteros”.

Con guiones del legendario Héctor Germán Oesterheld, Vogt decide alejarse de su estilo inicial, emparentado con clásicos como Salinas y Alex Raimond; fue al iniciar su “Doc Carson”, recordado western. En esa nueva línea estilística a la hora de dibujar aventuras, encaró “Terco Thomas, boxeador” y “Poncho Negro”.

Sin embargo, su quiebre estilístico y evolución definitiva se produjo cuando, ya en Editorial Columba, comenzó a dibujar comedias divertidas que, según sus declaraciones, “luego alegremente convertí en desopilantes con la aparición de Robin Wood en la editorial”. Y es que con el genial guionista paraguayo, Vogt lograría sus principales éxitos.

En “Mi novia y yo” (1968), una suerte de sitcom en viñetas adelantada varios lustros a su tiempo, el guionista y el dibujante se reían de las relaciones de pareja, las laborales, del medio de la historieta y de ellos mismos, con tal maestría que el mismísimo Oesterheld –poco afecto a la obra de Wood- diría: “Casi no leo historietas. De Robin la única que leo, y que es una historieta brillante, es ‘Mi novia y yo’, que se publica en Intervalo”.

Su otro gran hit fue “Pepe Sánchez” (1975), también con Wood, que mezclaba las aventuras y el humor al contar las peripecias de un delirante espía argentino, mujeriego e hincha de Chacarita (porque nadie puede ser feliz los 365 días del año).

La última gran creación de la dupla Wood/Vogt fue “Mojado” (1984), inesperada obra dramática que con fortuna logró desencasillar al tándem como hacedor de comedias: con crudeza cuando no con crueldad, la historieta narra las desventuras de un niño inmigrante ilegal mexicano en Estados Unidos, sus años de marginalidad, la cárcel, y su redención mediante el boxeo. “Mojado” será en breve llevado a la pantalla chica de TELEFE por los mismos productores de la reciente “Sandro de América”, y contará con la dirección de Israel Caetano.

En los últimos años, Vogt fue merecido objeto de diversos homenajes y premios a su trayectoria, y en la Colección Historietistas de la Editorial Ferullo Burke se le dedicó uno de esos prestigiosos libros de arte que repasan con esmero y precisión vida y obra de cada uno de los autores elegidos.

Pero desde ya, el principal homenaje al que se ha hecho acreedor Don Carlos, es la lectura y relectura de sus historietas por parte de nosotros, sus admiradores, quienes mediante esta siempre satisfactoria acción impediremos que quede en el olvido. No le haremos más que justicia.

(*) Redactor especializado en historietas

Lectores: 8572

Envianos tu comentario