Sexo y erotismo
Una nueva forma de venerar el medio ambiente

Ecosexualidad: amantes de la naturaleza

El fin de la ecosexualidad es uno solo y es ayudar a salvar el planeta.

Para algunas personas el amor por el medio ambiente es mucho más que solo cuidarlo y protegerlo, también hay quienes les gusta obtener placer a través de diferentes elementos naturales. La ecosexualidad es una práctica que comenzó en 2008 en Australia como un movimiento artístico ecológico y luego se convirtió en una nueva alternativa sexual.

Hay distintas formas de practicar esta actividad, algunos contemplan la naturaleza, la tocan y la admiran. Otros utilizan plantas, tierra o agua para frotar por su cuerpo. También, existen quienes se casan con algún objeto natural. Cada uno elige como vivir su ecosexualidad. 

Muchos consideran a la ecosexualidad como un fetichismo pero solo se define como una parafilia cuando la persona debe hacer dicha actividad para concretar el acto sexual, porque de otra manera no logra excitarse. Si se utiliza como una alternativa para utilizar con la pareja o individualmente, no se piensa como un trastorno sexual psicológico.

Actualmente, un colectivo de artistas, Pony Express están realizando una gira presentando la primera casa de baños ecosexual del mundo. Sumerge a los participantes en el erotismo ambiental y los hace probar los límites de la evolución y la inhibición. De esa manera, las personas que participan de la exhibición utilizando sus sentidos para apreciar el medio ambiente.

El fin de la ecosexualidad es uno solo y es ayudar a salvar el planeta.

Lectores: 102

Envianos tu comentario