Ciudad de Buenos Aires
Tras la salida de Lorenzetti

Un amigo de la casa: el Gobierno celebró la designación de Rosenkrantz en la Corte

Carlos Rosenkrantz es uno de los dos jueces que, al inicio de su mandato, Mauricio Macri quiso nombrar por decreto.

A través de arduas gestiones, y luego de una larga insistencia de la diputada Elisa Carrió, habrá un cambio estructural en la Corte Suprema de Justicia Nacional. De esta forma, tras más de 11 años en el cargo, Ricardo Lorenzetti dejará la presidencia a partir del 1 de octubre, en un cambio que se preveía por una serie de charlas internas.

En su lugar asumirá un jurista que siempre ha tenido buena relación con los dirigentes actuales de la Casa Rosada y que ha sabido cosechar vínculos estrechos con la presidencia y su gabinete. Se trata de Carlos Rosenkrantz, un magistrado que fue impulsado no solamente por Mauricio Macri, sino que además se sumaron varias corporaciones para las que trabajó.

Con una rápida maniobra, el ejecutivo logró colocar a un hombre de su riñón en la presidencia de la Corte, lo que entre líneas se puede catalogar como un triunfo del oficialismo, ya que ante la insistencia de algunos de los dirigentes de Cambiemos, el mandato de Lorenzetti que debía terminar en diciembre próximo, se adelantó y se sacaron de encima a un hombre que en oportunidades era una piedra en el zapato.

El propio Rosenkrantz es uno de los dos jueces que, al inicio de su mandato, Macri quiso nombrar por decreto, generando el repudio generalizado del arco opositor y una pequeña parte de la Justicia. Sin embargo, se designación debió pasar antes por el Senado, donde finalmente se aprobó el pliego y, a más de dos años y medio de haber asumido llegará a la presidencia.

El pasado del Juez deja bastante que desear, una de sus manchas principales es la de haber sido abogado de un amplio abanico de grandes y poderosas empresas, vínculos que lo ayudaron a llegar al máximo tribunal, siendo postulado por un hombre ligado a esas corporaciones y clave en la mesa chica de asuntos judiciales, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

Como si esto fuera poco, Rosenkrantz fue el promotor de la sentencia que estableció el beneficio del 2x1 para los genocidas que intentó poner en jaque el modelo de “memoria, verdad y justicia”, que se había gestado durante el Gobierno anterior, donde se gestaron varios juicios contra los represores de la última dictadura cívico militar.

Lectores: 821

Envianos tu comentario