Política
Entrevista exclusiva de NOVA

Ezequiel Andreatta: "Cristina no se va a presentar para el 2019"

  • Ezequiel Andreatta, periodista y afín a Cambiemos. (Foto: Giselle Pons - NOVA)
    Foto 1 de 4
  • Ezequiel Andreatta, periodista y afín a Cambiemos. (Foto: Giselle Pons - NOVA)
    Foto 2 de 4
  • Ezequiel Andreatta, periodista y afín a Cambiemos. (Foto: Giselle Pons - NOVA)
    Foto 3 de 4
  • Ezequiel Andreatta, periodista y afín a Cambiemos. (Foto: Giselle Pons - NOVA)
    Foto 4 de 4

Ezequiel Andreatta, periodista y afín a Cambiemos, salió a hablar de todo y de todos. Su sueño de ser presidente sigue firme y, con el macrismo de su lado, quiere que el país vuelva a ser la potencia mundial que alguna vez fue.

-El presidente Mauricio Macri dijo que “sin Cambiemos en el Gobierno, esta tormenta hubiese terminado como el 2001”, ¿se pudo haber llegado o se puede llegar a una crisis semejante?

-Es imposible que eso pase. Lo que dijo Macri es totalmente cierto. Hubiese sido peor que 2001 y peor que Venezuela.

-¿Creés en la honestidad del mandatario?

-En la honestidad de Mauricio, sí. En los que lo rodean, no, como el padre (Franco Macri) y la mayoría de los empresarios que lo traicionaron, porque él pensaba que eran el motor de su economía y no fue así. Macri se confió en el diagnóstico. No fue lo suficientemente sincero en base al desastre que habían dejado, pero hay muchísimas cosas que hacen bien y no las saben comunicar. A Macri lo han subestimado muchísimo y es una persona que se reinventa, que se transforma y que decide hacer un partido político que en pocos años gobernó la Nación, la Provincia y la Ciudad, entre otras cosas, como municipios. Aunque tiene como vocera a (la diputada Elisa) Carrió que es muy impredecible y no se la puede tomar en serio. Entiendo que es el corazón del partido, pero no creo que sus dichos sean tan importantes. Prefiero escuchar a (la vicepresidenta Gabriela) MIchetti, a (el secretario de Energía, Javier) Iguacel, o a (el ex presidente del Banco Central, Federico) Sturzenegger.

-¿Por qué creés que sigue apoyando Macri a Carrió?

-Porque es fundamental para desterrar al radicalismo. Es sincera y es auténtica, a pesar de todo y del show que monta. Cambiemos está enojado con el radicalismo, porque le ofrecieron la cartera de Justicia a (Ernesto) Sanz (uno los gestores de la conformación de Cambiemos), pero no quiso, a (el diputado Martín) Lousteau y fue lo mismo. Al único radical que valoro es a (el diputado) Mario Negri.

-¿Cómo ves el lugar que ocupa Marcos Peña y que es tan cuestionado?

-Peña (Jefe de Gabinete) hoy no es una persona que te sirva para salir de este momento circunstancial, que no es una crisis, porque hay muchísimas mentiras que uno palpa y escucha en la calle. Si entiendo que Argentina no es una potencia mundial, pero tampoco es un momento tan caótico como quiere instalar la gente del peronismo, como hizo históricamente. Además  hay gente de izquierda hablando con mucha liviandad, aseverando sin haber ganado nunca nada. De última que me muestren su gestión, pero para ellos es cómodo ser opositores. Tiene que ver con una cuestión de idiosincrasia del argentino, que no se mira al espejo y deposita en los demás su fracaso.

-¿Qué es lo que sucede con Peña que Macri no lo quiere sacar del puesto?

-Para mí, Macri es cobarde en eso. Se va gente muy capaz, como (el ex ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso) Prat Gay, en su momento. Todo el mundo está rogando que lo echen y no lo hacen. No es que me caiga mal ni es que no sea un tipo interesante, pero en este momento no está dando buenos resultados.

-¿Cómo cayó puertas adentro el recorte en los ministerios?

-Uno de los que más se enojó fue Iguacel, porque siente que no lo reconocen por bajarlo de ministerio a secretaría. Y no es sólo por lo que ya hizo en Vialidad o Energía, sino que a futuro no fue considerado.

-¿Cómo pensás que llegó Macri al Gobierno?

-Para gobernar Argentina hay que tener carácter, honestidad y pensar en el otro. La frase de Cristina es totalmente cierta, la patria es el otro.

-Sin embargo, hubo promesas que no cumplieron…

-Macri no puede dominar la inflación, que no depende de él. SI en Turquía la lira baja, repercute en Estados Unidos y si Argentina depende de Estados Unidos indefectiblemente va a perjudicar el desarrollo económico. Además no creo a Macri le guste todas estas medidas antipáticas que toma, como el aumento de tarifas o que los salarios se estanquen. Es un tipo que puede estar tomando un whisky en su casa y no tiene la necesidad monetaria, como pasa con Cristina o del 70 por ciento de los peronistas. No tiene la necesidad, pero él está acá justamente para cumplir sueños.

En una de las últimas conferencias lo vi a Macri muy triste y se pudo ver a través de sus gestos. Lo noté muy preocupado por lo que pasó con el dólar, pero creo que tiene la firme convicción de cambiarlo. No creo que se rinda y creo que se va a postular para el 2019. Macri se siente incomprendido en su país, con un mundo que lo reconoce y lo apoya.

-¿Creés en que gobierna para los ricos, como suelen decir?

-El marketing que utilizan lo hacen bien. Por eso, muchas veces hablan de Macri como una persona millonaria, de ojos celestes al que le cuestionan qué puede gobernar. Es sólo hablar de los rasgos, pero eso permite construir una opinión tan simia en base a una cara. No es lo mismo un gordo de la CGT que un tipo como Macri. Para mí gobierna para gente rica, por eso se están urbanizando las villas. Además la Casa de Gobierno porteño está en Parque Patricios. Se está trabajando en zonas que quedaron relegadas.

-¿Macri va a ganar en 2019?

-En la primera vuelta contra (el candidato) Felipe Solá, que es el emergente del descontento social y el único que le puede ganar a Macri hoy. Cristina no se va a presentar. No soy futurólogo, pero por lo que investigo y leo, en Unidad Ciudadana va a haber internas entre (los diputados) Agustín Rossi, Axel Kicillof y Máximo Kirchner. Y, por otro lado, va a estar (el senador Miguel Ángel) Pichetto, que ya lanzó su candidatura, y también (el gobernador de San Juan, Sergio) Uñac.  

-¿Cómo ves a Jaime Durán Barba como asesor de Macri para el 2019?

-Me parece una persona maravillosa. Macri siguió sus consejos y hoy es Gobierno. Lo admiro, lo enaltezco, me parece fundamental e indispensable. Las críticas contra él son porque dice lo que la gente no quiere escuchar. Es un tipo que viene de afuera, es docente en Washington, ha asesorado gente en México. Tiene autoridad para opinar. Asesoró a un ingeniero y presidente de un club que después fue Presidente de la Nación. Los resultados están sobre la mesa. Y además, ¿quiénes lo critican? A veces se le da legitimidad a personas que carecen de dignidad, respeto y de conocimiento.

-¿Se puede considerar a María Eugenia Vidal como candidata a presidente?

-Es una loba con dientes de cordero. Yo confiaba en ella y ahora no. Me hizo cambiar la frase que dijo en relación a que ninguna persona de clase baja llega a la universidad. Metió a todos en la misma bolsa. En esto fue bueno el trabajo que hizo el kirchnerismo, que fue justamente la creación y el fortalecimiento de universidades en el conurbano, permitiendo que la gente de sectores vulnerables acceda a las universidades. Lo malo que sucede en las facultades públicas es que te quieren adoctrinar, aunque para uno que está informado es muy difícil que eso pase. Hay conglomerados kirchneristas que admiran a (la líder de Madres de Plaza de Mayo,) Hebe de Bonafini. Hay un espíritu progresista que me da risa.

-¿Y Horacio Rodríguez Larreta? Él ya había dicho en las elecciones legislativas pasadas que no descartaba llegar a ser presidente…

-Tengo miedo que Larreta se coma a Macri. Me parece el tipo más trabajador de todo Cambiemos, el más eficiente, pero temo que sea el caso que sucedió con Cristina y Néstor (Kirchner). Aunque creo que si Macri no quiere seguir, va a permitir a Larreta ocupar su lugar.

-¿Qué esperás para el paro del 25 de septiembre de la CGT?

-Me encantaría que los reprima la policía. No digo que los maten, sino que haya orden en la sociedad. Lo veo hipócrita, con una CGT que ahora no se sabe ni quién la maneja. Lo veo oportuno y la utilización de las fuerzas me parece fundamental. Uno tiene que ir a trabajar o a estudiar y eso no les interesa.

-¿Cómo ves el papel que ocupan hoy los sindicatos?

-El 90 por ciento de los sindicatos son argentinos. Están en todo el mundo, pero en Argentina están mal ejecutados. Son mafiosos, no nos representan y los delegados son obsecuentes. Te mienten, te precarizan y es gente que no puede construir. Me gustaría que no existan. (El camionero Hugo) Moyano no puede salir a hablarle a una sociedad que fue potencia mundial y que tiene todo para serlo. Si esa gente es opositora, mejor. Mi madre es bioquímica en la Provincia y no gana lo que tendría que ganar, y no por eso sale a romper cosas, cortar las calles. Un camionero no puede ganar más que un médico, un docente o un periodista. 

-¿Querés ser presidente?

-Lo tengo decidido. Ahora parece muy utópico o lejano, pero los sueños están hechos para cumplirse. Si considero que tengo cierta llegada, cierto carisma y soy un “cirujano” de la información, en el arte de preguntar y dudar, me parce que reúno muchísimas condiciones. Además, la gente que me rodea y los contactos me pueden acercar a mi objetivo. Si yo soy presidente, volvería a traer la colimba para la disciplina y el orden y que los pibes no se estén drogando y robando, que se reprima cuando hay que reprimir.

Me considero de derecha. Me gusta Arturo Frondizi, porque fue uno de los mejores de todos los tiempos. Era un radical de derecha que tenía una ideología que es fundamental. SI no se tiene una ideología o idea estamos perdidos.

Lectores: 1553

Envianos tu comentario